febrero 02, 2010

Un corazón libre


Hola!

Como algunos saben, soy una fanática de los doramas japoneses por muchas razones, de esto hablaré otro día. El más reciente que ví fue  きみはペット (Kimi wa Petto – Tú eres mi mascota). La historia es muy linda y aprendí cosas con ella, la más importante se resume en una frase que dice un personaje en el último capítulo, decía algo así: Las personas nos presionamos mucho por ser importantes, por tener cosas, por ser admirados, pero eso NO NOS LLEVA A LA FELICIDAD. A veces sin darnos cuenta, hacer todo eso NO DEJA QUE NUESTRO CORAZÓN SEA LIBRE. Si nuestro corazón no es libre sufrimos y no podemos ser felices. 




Yo entendí que ok, no he hecho muchas cosas que quería hacer, que me siento frustrada muchas veces pero que también dentro de todo soy feliz. Claro que la felicidad es subjetiva, la felicidad de Carlos Slim (el 2º. hombre más rico del mundo) no va a ser la misma que la de Marisol de los 80’s cuando los Reyes Magos le regalaron sus Zapatillas “Mi Alegría” de juguete.

¿Todo esto a qué viene? Estaba un poco presionada por pedir una beca para estudiar en el extranjero y tomé la decisión de hacer el examen GMAT, la verdad es que después de hacer el examen de japonés en diciembre pasado, me tomé un mes antes de abrir el libro para estudiar. Cuando lo ví y me puse a hacer los primeros ejercicios de aritmética tuve dos reacciones:

1. ¡Chale! ¿Cómo se hacía esto?
2. Necesitaré más tiempo para hacer ejercicios.

El punto #1 me deprimió porque eso lo hacía yo a la tierna edad de 14 años y hasta los 17 con una mano y ahora me cuesta trabajo…lo primero que pensé es que es este trabajo que a veces es tan mecánico que mata mi creatividad. Eso me llevó a: me gusta mi trabajo pero luego me ponen una friega por el pobre salario que recibimos, tengo que aceptar que las prestaciones, sobre todo el servicio médico me han retenido aquí. Mi enfermedad es una enfermedad muy costosa, que no podría costear….

El punto #2 es ok, no me va a dar tiempo hacer el examen y pedir la beca, pero voy a hacer el examen y pido otra beca o me espero al otro año.

No me quiero presionar mas, de por sí esta ciudad (que odio y que quiero) me trae todo el tiempo corriendo y luego el año pasado descuidé mucho mi saludad. Tengo que tomar las cosas con calma, esta vida es para ser feliz no para sufrir.

Esta publicación va dedicada también a mi amiga Claudia M., que admiro porque es muy trabajadora, valiente y luchona.

Amiga ojalá leas esto y veas el dorama, te va a gustar mucho. Para rematar sale mi amor platónico en ella: Matsujun J.



マリソル
Publicar un comentario